miércoles, 21 de febrero de 2018

LA REAL FÁBRICA DE VELAS

SABIAS QUE:
Carlos Iii escandalizado por el enorme  gastos en velas, de Palaciio y los otros Reales Sitios, decidió montar una fábrica de estos artículos que aún se conserva.?
Está en la calle de La Palma número 10, ésta fábrica posteriormente fue la fábrica de chocolates Matías López.

Foto Google

martes, 20 de febrero de 2018

HISTORIA DE MADRID: DE RECAREDO A LOS MUSULMANES

En nuestra entrada anterior (27 de enero de 2018) nos quedamos en:
A finales del siglo IV el imperio romano se tambalea. A mediados del V los visigodos, con Teodorico a la cabeza, traspasaban los Pirineos. En el año 566 Atanagildo instaura la corte en Toledo.

Foto personal

Continuación:

Recaredo, nieto de Atanagildo, que había presenciado la terrible lucha de su hermano Hermenegildo contra Leovigildo, padre de ambos, por defender la religión cristiana, abjura del arrianismo. Hispania en aquel tiempo ya es católica y su lengua oficial es el latín, persistiendo en cada lugar los modos de hablar y expresarse procedentes de los antiguos celtíberos.

Ciento veinticinco años más tarde, tras una inacabable ristra de reyes godos, cuya lista ha constituido la pesadilla de varias generaciones de escolares españoles, esto es en el año 711, los árabes invaden la Península Ibérica. Desde ese momento Madrid, primero como lugar de paso, después como atalaya defensiva, va a estar presente en la mayoría de los acontecimientos que forman nuestra peculiar historia que es la Reconquista.

La presencia musulmana supuso para Madrid un paso fundamental en su hhistoria. Pasa de ser una aldea para comenzar a ser una incipiente ciudad. "Los árabes incorporaron a la Península su concepto de ciudad dividida en dos partes: la militar y la civil; desde entonces llamamos a la primera alcazaba, almudena, alfizén y ciudadela, a la segunda, simplemente, medina, nombre que subsiste en numerosas poblaciones españolas" (Leopoldo Torres Balbás, "Ciudades hispano musulmanas). "Sólo los núcleos de importancia llegan a este desarrollo completo, pues muchas localidades no rebasan su función militar, como con bastante probabilidad le aconteció a Madrid en el siglo IX. Por su parte la alcazaba supera la categoría de hisu o mera fortaleza, pues precisa de unas actividades en cierto modo desarrolladas que posibiliten el abastecimiento de los habitantes".(Origen de las calles de Madrid, de Manuel Montero Vallejo)

El vaivén nacional que supuso la Reconquista, sobretodo por parte de los cristianos, hizo que durante sus primeros tiempos, del siglo IX al XII, gran parte de las ciudades interiores se convirtiesen de repente en fronterizas y que pasasen de unas manos a otras. Eso le ocurrió a la fortaleza madrileña, feudataria por entonces del reino musulmán de Toledo.

En el próximo capítulo : MADRID CASTILLO FAMOSO, EL PRIMER MADRILEÑO ILUSTRE

Fotografía arteguias.com

miércoles, 7 de febrero de 2018

ANÉCDOTA EN UN CEMENTERIO

Sin pretensiones de biografía.

En el número 2 de la calle de Santa Teresa hay una lápida colocada por el Círculo de Bellas Artes en homenaje a José Zorrilla, quien falleció en ese lugar.
Nacido en Valladolid en 1817. A la edad de años de edad su familia se trasladó a Madrid y cursa estudios en el colegio más elitista de entonces: el Real Seminario de Nobles.
A la muerte de Fernando VII su padre es desterrado a Lerma. Entonces, el decide continuar sus estudios de leyes en Toledo. Su bohemia lo llevaría a prestar poca atención a la carrera dando prioridad al andar libre por las calles y los escritos poéticos.
A pesar de las quejas paternas, abandona definitivamente los estudios, dedicándose a la lectura de los clásicos y a asistir a tertulias y teatros. En un arranque de rebeldía se marcha a Madrid.
En 1837, su suerte se jugó al pie de la tumba de un suicida : Mariano José de Larra, a quien le dedica estos versos:

-Ese vago clamor que rasga el viento
-Es la voz funeral de una campana
-Vano remedo del postrer lamento
de un cadáver sombrío y macilento
que en sucio polvo dormirá mañana

En ese momento, lo invadió un intenso temblor, rompió a llorar, comenzo a vacilar y perdió el sentido. Roca de Togores tomó la cuartilla y continuó la lectura. Ese misma tarde su nombre fue repetido en todos los círculos literarios de Madrid.

Contrajo matrimonio con Matilde  O'Reylly,  diesiséis años mayor que. Poco después enviudó y fallece el hijo de esa relación. Viajes continuos a Méxic o y frecuenta  la corte del emperador Maximiliano de Austria, quien le nombra director del teatro Nacional. Viaja a Cuba donde escribió La Rosa de Alejandría y Dos rosas y dos  rosales.
En 1855 regresa a España en la Real Academia Española. Falleció en 1893.

sábado, 3 de febrero de 2018

PLAZA DE SAN ILDEFONSO NÚMERO 4

En el Barrio de Malasaña, concretamente en la plaza de San Ildefonso, y más concretamente en el número 4 , existe una placade homeja al pintor romántico madrileño Leonardo Alenza,  quien puso su estudio, muy presumiblemente, en ese lugar.

Nació en 1807, en el seno una familia humilde. Fue discíscipulo de José Madrazo y Juan Antonio Rivera, y artísticamente siguió a Francisco de Goya, dedicándose a plasmar las escenas y costumbres madrileñas.

Su trayectória es pródiga a pesar de su corta vida, falleció a la edad de 38 años, cuando gozaba de consideración y prestigio, pero no de recursos, pues fue enterrado gracias a las aportaciones de sus amigos.

foto memoria de madrid
Autorretrato
Tertulia en el café de Levante (Museo L.Galdiano)

miércoles, 31 de enero de 2018

LA RONDA DE PAN Y HUEVO

Madrid contaba en 1602,con seis mil vecinos, que vivían en dos mil casas. Como ha escrito Fray Justo Pérez de Urbel, "el capricho de un rey quiso convertir la pequeña población de labradores y pastores en el centro de una gran monarquía". Aquel Madrid, según todos los testimonios, era un pueblo de aspecto mísero y cochambroso. Eran los tiempos en que se arrojaban por la ventana las inmundicias al grito previo de "¡Agua va! ". Proliferaban asombrosamente los mendigos . Andar de noche por las calles de la Corte era peligroso. La miseria era general. En tales circunstancias, se reunieron el Padre Bernardino de Antequera y los señores don Pedro Lasso de la Vega y don Juan Jerónimo Serra, y acordaron fundar la Hermandad de Nuestra Señora del Refugio. La sede de esta Hermandad fue el Noviciado que en la madrileña calle de San Bernardo tenía entonces la Compañía de Jesús, a la que pertenecía el ,Padre Bernardino de Antequera. Corría el año 1615.

Para alcanzar estos fines se instituyó La Ronda Nocturna, que recorría por la noche las calles de Madrid y estaba formada por tres Hermanos, uno de ellos sacerdote, a los que acompañaba un criado que portaba un farol y una cesta con algunas medicinas y una provisión de pan, bizcocho y huevos. Desde entonces se la conocería como la “Ronda de pan y huevo”.

Fuentes: Real Hermandad del Refugio, Biblioteca Miguel de Cervantes.

martes, 30 de enero de 2018

CALLE DE ARGUMOSA

De la Plaza de Lavapiés a la ronda de Atocha

Don Diego de Argumosa, gloria de la cirugía española, nació en Torrelavega a finales del siglo XVIII y murió en 1865. Argumosa fue el renovador, mejor dicho, el creador de la cirugía moderna. Fue durante veinticinco años catedrático de San Carlos, y hombre de sentimientos liberales y de una gran rectitud profesional, sufrió un quebranto en su carrera por haber dictaminado que las famosas llagas de Sor Patrocinio, lejos de ser incurables y milagrosas, eran provocadas, especialmente, y de breve curación siempre que no se procurara sostenerlas en aquel estado.

Fue jubilado, y cuando se le ofreció restituirle en la cátedra con la condición de que había de solicitarlo, se negó a ello, prefiriendo retirarse a su tierra natal.  Entre su varia labor dejó el utilísimo libro " Resumen de la cirugía ", publicado en Madrid el año 1856.

La calle Argumosa, que lleva este nombre por la vecindad del entonces Hospital General, cuyas tapias daban a ella, es una vía amplia. A su entrada existió un gran local de espectáculos que se inauguró con el título de Lo Rat Penat, y que sufrió diversas modificaciones en su denominación, llamándose Olimpia, después de haber llevado por breve tiempo el nombre, de teatro Chueca.

El espacio que ocupa la Plaza de Lavapiés y parte de la actual calle de Argumosa se encontraba, a finales del siglo XVI ocupado por el barrio judío cuya sinagoga se encontraba situada en la actual parroquia de San Lorenzo.

lunes, 29 de enero de 2018

PLAZA DE LA CRUZ VERDE

Entre las calles de Segovia, de la Villa y del Rollo

Toma su nombre de haber quedado en ese sitio una gran cruz de madera pintada de verde, como recuerdo de autillos inquisitoriales, allí celebrados, habiendo sido el último en tiempo de Felipe II.

Es uno de los parajes más interesantes del antiguo Madrid, al que presta singular encanto la fuente monumental que aún existe y que estaba adosada a la tapia del huerto de las monjas del Sacramento (hoy derribado para construir casa horribles de vecindad en un entorno de trescientos años). La fuente aunque tiene aspecto de mayor antigüedad, fue construida a mediados del siglo XIX; pero la estatua de Diana que la adorna y preside es la que existía en la desaparecida fuente de Puerta Cerrada.

En el número 1 de esta Plazuela vivió el arquitecto Ventura Rodríguez, renovador del buen gusto, que unía a la gracia de la líneas clásicas la elegancia del siglo XVIII.

Fuente: Las Calles de Madrid de Pedro Répide.